:::: MENU ::::

Recuerdos, señor Camps

Hay hechos que podemos lamentar, pero no evitar. Como que la tentación de la corrupción coquetee con un político. Hay otros que muchos lamentamos aunque sean evitables. Por ejemplo, que un partido públicamente desacreditado gane unas elecciones con toda naturalidad. Pero lo que no hay que tolerar es que nos tomen por tontos. Ahí no cabe el lamento, porque no podemos permitírnoslo. Hay demasiado en juego.

El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, no está de acuerdo. Por eso no da ruedas de prensa salvo por sorpresa. Cuando le preguntan, no responde, o lo hace ninguneando la pregunta para hablar de lo que le interesa. Eso pasó esta semana en Bruselas, cuando le pregunté por dos asuntos que marcaban ese día la actualidad valenciana y española.

Ahora sabemos, gracias a un micrófono abierto, que Camps cree que gana más votos despreciando a la prensa que respondiendo a sus preguntas, como hacen el resto de los políticos para, además de colocar su propio mensaje, contribuir al derecho a la información del ciudadano.

El ejemplo más claro de este desprecio es Canal 9, la televisión pública donde la palabra “trajes” todavía no ha sido pronunciada. Es muy llamativo que una persona que es capaz de someterse a unas elecciones libres y obtener el apoyo de cientos de miles de ciudadanos se niegue durante cuatro años a responder a muchos de esos ciudadanos, que leen periódicos y escuchan la radio, cuando le preguntan por lo que les interesa por boca de un periodista. Pero todavía más llamativo es que lo haga a menudo con total impunidad y con rivales políticos que en privado le ríen las gracias, como también hemos descubierto.

Los valencianos deberían parar esta perversión de la democracia apoyada hasta ahora en el éxito en las urnas. Los medios, presentar el retrato más fiel posible de quien aspira a representar a millones de personas burlándose de su derecho al control de la política. Porque en un país con libertad de prensa, para conquistar dos tercios de un parlamento hay que trabajar muy duro. Porque en un país sin ella, votar se convierte en un ejercicio vano y sin fin alguno.

Las preguntas hechas por Público y no respondidas por Camps ayudan a poner en su sitio a ambos. Las revelaciones del periódico Levante-EMV y Público de este fin de semana permiten esclarecer las intenciones ocultas de quien cree manejar los hilos de la democracia a su antojo.

Por eso, como diría el propio president de la Generalitat, “recuerdos al señor Camps”. Esta vez, le hemos pillado.

Público: Camps sostiene que mofarse de la prensa le da votos

Levante-EMV: Camps, sobre los periodistas: “me dan votos”


12 Comentarios

  • tasman |

    Lo que no entiendo yo es qué justicia o qué democracia permite que este tío siga dirigiendo toda una comunidad autónoma.

  • megas |

    Esto se entiende gracias al trabajo desarrollado por los poderes mediáticos, entre otros la prensa. Se han conseguido varios hitos:

    1. El político del PP no tiene que rendir cuentas. Como en tiempos de Franco, los caciques no tienen que cumplir con la justicia. Valencia es un clarísimo ejemplo de ello. Desde que Zaplana dijo que estaba en la política para forrarse. Todos los que sueñan con hacerse ricos saben que hay una inmensa riqueza desde los poderes públicos, bien para llevárselo directamente, bien para facilitar que otros allegados se lo lleven a manos llenas.

    2. Rechazo visceral u odio cainita hacia quien intente pedir cordura o justicia. Son tratados como los aliados de rojos criminales que incendiaron España hasta que llegaron los salvadores de la Patria, antes Franco, ahora el PP con Aznar y Rajoy como estandartes.

    Un panorama perfecto para que los borregos sin conciencia den su aval para que nos gobiernen precisamente los que descaradamente se aprovechan del Estado para fines privados.

  • Nemo |

    Pues a mi me parece muy bien la actitud de Camps, más teniendo en cuenta que le resulta rentable electoralmente. Lejos de ser un servicio ciudadano, el periodismo español es una trinchera sectaria donde unos y otros tratan de poner y derrocar gobiernos en función de sus intereses ideológicos y económicos. Despreciar a un periodista español, lejos de representar un desprecio a la democracia, a la libertad de expresión o de información, es un acto revolucionario en contra de ese fascismo que es la creación de estados de opinión y la manipulación de las masas en la que se afanan los medios. Camps seguramente es un corrupto pero el periodismo español es nauseabundo y merece todo el desprecio.

  • Daniel Basteiro |

    Es vergonzoso. Los políticos deben someterse a las preguntas de la prensa. Las que les gustan más y las que les gustan menos. Los elegimos para que, entre otras cosas, expliquen li que hacen y los hechos relevantes en los que están implicados. Ganar unas elecciones no es un cheque en blanco de cuatro años para evitar ser controlados.

    @Nemo

    Generalizar tiene sus riesgos. Afortunadamente no todos los políticos son iguales. Tampoco los medios. Que la prensa te parezca “nauseabunda” (así, en general y sin matices) no justifica que la política deba serlo también. Para mí, sin duda hay espacio para política y medios honestos. No nos conformemos con menos.

    Gracias a todos por los comentarios.

  • carletti |

    Si la gente le vota y gana, ya no es democracia porque a vosotros no os parece bien, es un “ejercicio vano y sin fin alguno”. En fin, seguid lloriqueando, que la torta que os vais a pegar será antológica. La pregunta que deberías formular es: ¿Por qué la gente prefiere a Camps aún bajo todas estas sospechas, que al PSOE? Por algo será.

  • Daniel Basteiro |

    Hola carletti, gracias por tu comentario.

    Votar y ganar no es un cheque en blanco. Y no hablo de que gane un partido de izquierdas o de derechas (porque de todo hay en todos sitios), sino del respeto por la institución a la que se representa y por todos los ciudadanos, piensen lo que piensen.

    La realidad nos demuestra que la democracia no depende sólo de un voto expresado cada cuatro años. Entre otras cosas, porque como ante cualquier decisión que se nos presenta en la vida, no siempre tomamos la vía correcta. Pasa en las relaciones personales y en las elecciones. Para tomar las decisiones correctas conviene estar, entre otras cosas, bien informado. ¿Es un síntoma de salud democrática no dar ruedas de prensa o torear a los periodistas? ¿Lo es la censura en los medios públicos?

    Pero no son sólo los medios de comunicación los que contribuyen al control de los políticos. Si el voto cada cuatro años fuera un cheque en blanco y legitimase todo uso que de él hacen los vencedores, no habría poder legislativo. O judicial, que viene a confirmar que los poderes públicos (y privados) pueden excederse en el uso de sus competencias. No me parece un “lloriqueo”. Me parece una reivindicación de sentido común que en las sociedades avanzadas no debería ni que tener que expresarse. Saludos.

  • blatdemoro |

    El deterioro de la política y de los políticos, por medio de una física simple, tipo vasos comunicantes repercute de tal modo en la sociedad que nadie se escapa de su efecto; poder hacer una pregunta con la seguridad de que va a ser respondida debidamente y con corrección es un derecho y no sólo un lujo cultivado por algunos. Con personajes como Camps sólo constatamos que el caciquismo difundido semanalmente en el Nodo del pasado, en lugar de estar muerto y enterrado, sigue vivo y en activo y Camps es el paradigma. Con sus escasos pero tóxicos shows con la prensa, por desgracia, el President contribuye generosamente a que Valencia e inconsecuencia acaben siendo institucionalmente sinónimos a día de hoy; todo por obra y gracia de una penosa dinámica chalanera que se mofa de la justicia como si la justicia no fuera una seria cuestión de salud. Quien así se burla de la razón, lógico es que la aleje cada vez más de sus actos. No hubo respuesta a sus preguntas, Basteiro, pues aquí hay de todo, como en botica; no basta con ser buen reportero cuando sólo se pueden recoger salidas de bombero. No es retórica; es que ya estamos hartos. Saludos.

  • Jorge Gutiérrez |

    Lamentable Camps y cualquier otro político, del partido que sea, que rehuya su deber de explicar su gestión, sus actos, ante la opinión pública.

    Por eso valoro mucho el esfuerzo de compañeros de profesión que dan lo mejor de sí en su trabajo, defendiendo su derecho a informar y el del público a ser informado. Incluso ante ejemplos como éste, y ante otros “políticos” más que comparecen públicamente sin atender preguntas de los periodistas.

  • anakin1981 |

    Yo sigo pensando que la mayor culpa la tienen los borregos que lo seguirán votando. Si un político, del partido que sea, al tener esta actitud sus votantes dejaran de apoyarlo no veríamos nunca más escenas como esta. De hecho en países más avanzados socialmente es raro ver en un gobierno a alguien como este señor. Allí sería impensable ver a un servidor público reírse del pueblo de esa forma. Porque una vez pillado, primero dimitiría y si no lo hace perdería popularidad de forma drástica hasta desaparecer. Sólo hay que recordar hace dos años en Gran Bretaña, donde hubo el mayor escándalo en años, por los excesivos gastos de los “diputados” con dinero público. Cuando salió a la luz, automáticamente hubo dimisiones y las encuestas de intención de voto sufrieron un inesperado revés. Esa es la única forma que el pueblo tiene de limpiar la democracia moderna. Pero aquí aún llevamos muchos años de retraso, porque somos de otra forma, y es común ver a la gente admitir en privado que harían lo mismo (robar) si estuvieran en el poder. Es una rara condescendencia del ciudadano hacia el político que curiosamente cierra el círculo, a más condescendencia del pueblo mayores delitos de sus gobernantes. Es como si ese ciudadano tuviera la esperanza de llegar a gobernar algún día, y no quisiera que el chollo se acabara cuando él estuviera, por eso no le importa que le roben un poquito. Porque de los que se toman la política como rojos versus azules y siempre votan lo mismo aunque roben y expolien el país (famoso voto ideológico), mejor ni hablamos.

  • funci |

    Buenas, he llegado a tu blog por el de iescolar, solo decirte que por desgracia tenemos dos conclusiones claras:

    1) tanto pp como psoe son iguales, pero la gente seguira eligiendo entre unos u otros. Así nos va.

    2) En periodicos como Público las “cagadas” del PP cotizan el doble que las del PSOE. En Otros medios es al reves, asi que como periodista tienes que saber cual de los dos te va a pagar más y venderles la noticia o trabajar para el que más te guste.

    ¿Libertad de prensa? xD

    Dudo que a ti como periodista te dejasen publicar según que cosas, por más verdad que fuesen.

    Lo peor es que siento lastima de que sea así, no dudo de que eres un gran profesional.

¿Qué opinas?