Posts tagged with: Tibhirine

“Dejen pasar al hombre libre”

Existe otra Iglesia. Una comunidad de hombres libres que comparten una manera de responder a lo imponderable tomando como guía la figura revolucionaria de Jesús de Nazaret. Los centros de poder que han gobernado esa Iglesia desde sus inicios parecen hoy heridos de muerte por su propia corrupción, su arrogancia y una carrera interna basada en dudosos méritos que favorece el inmobilismo y sospecha de la libertad. La foto de la jerarquía es desoladora: promueve una restricción de derechos ante una sociedad que avanza, con probado éxito, por otras vías; mira hacia otro lado o incluso ampara pecados capitales que escandalizan a la sociedad y defiende postulados morales no inspirados jamás en ningún Evangelio.

Quizás por eso me ha gustado Des hommes et des dieux (Hombres y dioses), que firma Xavier Beauvois y que, tras su aclamación en Cannes, es la candidata francesa a los Oscar. Es un soplo de aire fresco basado en las semanas cruciales de la vida de un puñado de monjes franceses del monasterio de Tibhirine, en Argelia. Los misioneros se ven atrapados entre el ora et labora, la dudosa gestión política de las autoridades argelinas y el fanatismo religioso que emerge en una región donde hasta entonces el Islam nunca había sido excluyente. “Dejen pasar al hombre libre”, dice uno de ellos a su superior como respuesta a la creciente inseguridad y amenazas de muerte. La película en sí es una enorme reflexión sobre la libertad y la responsabilidad.

Me recuerda un poco a la Iglesia que yo viví en mi infancia y adolescencia. La que me hizo amar la música hasta el punto de consagrarle buena parte de mi tiempo, ya en un conservatorio profesional. La que no ahorró en generosidad y me aportó una educación en valores más valiosa de lo que en ese momento imaginaba. Sin traumas, sin tramas almodovarianas. Tiendo a pensar que esa otra Iglesia donde hay un reflejo de la pluralidad de la sociedad es la mayoritaria. Aunque sea una cuestión de probabilidad numérica.

La película reconcilia con esa otra Iglesia que, por otra parte, mucha gente no ha vivido. Pero más allá de “una profesión de fe”, como dice Le Monde, es una película narrativamente impecable que merece la pena ver.