Mubarak no tiene tiempo para Ashton

La baronesa toca poco la campana. Cuando lo hace, no se le escucha (Foto: Consejo)

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton no fue a Haití tras el terremoto del año pasado porque no era “ni médico ni bombero”, según explicó después. Cuando se perdió la vuelta a las negociaciones del proceso de paz entre israelíes y palestinos en Washington, la Alta Representante estaba en China, “en el centro de las negociaciones” entre la Unión Europea y Pekín. Ahora planea viajar a Egipto la semana que viene, pero todavía no sabe si se reunirá con el Gobierno de Mubarak o con los Hermanos Musulmanes, por distintos motivos.

Según un alto diplomático comunitario, el ministro de Exteriores egipcio ha explicado a los funcionarios europeos que es mejor que ningún mandatario extranjero aterrice en El Cairo en este mes porque Mubarak y su nuevo Gobierno tienen “una ocupada agenda interna”. Es posible que el enviado de Rusia para Oriente Medio o el ministro de Exteriores de los Emiratos Árabes, que estuvieron de visita oficial esta semana, se presentaran sin avisar. O que Mubarak tema el firme y claro mensaje de la UE, que ni lo cita en su montaña de sus comunicados. El mismo funcionario, muy al corriente del día a día de Ashton, afirma que la baronesa todavía no sabe si se va a reunir con los Hermanos Musulmanes, uno de los actores clave en el país.

Según un completo análisis de The Economist, Ashton “ha desarrollado una impresionante actitud de refutación” contra las críticas que en privado hace todo el mundo y en público especialmente la Eurocámara. Es probablemente el único poder que le queda tras una decena de blandos comunicados europeos sobre Egipto. Todos llegaron a rebufo de EEUU y en ninguno se sugirió que Mubarak pida un avión con catering para unas horas. Según Ashton, su discreción se debe a que no puede expresar sus ideas propias y a que no tiene dinero y recursos suficientes. Pero la Alta Representante tiene unos poderes inmensamente mayores que los que tenía Javier Solana, al que le bastaba un avión, un móvil y un grupo de periodistas para al menos hacer que su mensaje se escuchara.

Ashton es tan “impresionante” refutando porque tiene pavor a tener que rectificar, a que un ministro pueda discrepar de uno de sus comunicados. Por ese motivo, sus declaraciones nunca son más que el mínimo común denominador y llegan siempre tarde. Nadie podrá acusar a la baronesa, que aterrizó en el cargo sin experiencia y de rebote, de ir más allá de las tesis de los 27 Estados miembros de la UE, a los que se debe. Del mismo modo, nadie podrá decir que la sucesora de Solana trabaja por que la voz de Europa se escuche más en el mundo, como es su obligación, o que llegue a tiempo a las citas con la Historia. Cuando no la plantan.


One Comentario

¿Qué opinas?