Contra Sarkozy… ¡nada por escrito!

Sarkozy levanta el dedo ante Zapatero y Moratinos. Tras ellos, el intérprete y... Merkel! Foto: Consejo

Ni se atrevieron a ponerlo negro sobre blanco. Por motivos de agenda, nos contaron. El presidente del Parlamento Europeo, una institución que había pedido la “suspensión inmediata de las expulsiones” de gitanos en Francia, reconoció que “no habría sido educado” y que sólo podía tratar “tres o cuatro asuntos”. Lo primero es lo primero. Los jefes de Gobierno de la Unión Europea se pasaron varias horas discutiendo generalidades sobre el papel de China o India en el mundo mientras en los pasillos hervían las conversaciones sobre la nueva estrategia contra el crimen de Sarkozy. Venían aderezadas por las animaladas verbales del presidente de la República y sus ministros y la decisión de la Comisión de plantarles cara, primero por creer que aplican políticas racistas, y después por mentir sobre ellas ocultándolas.

Sarkozy consiguió focalizar al máximo el debate en una frase del discurso de Viviane Reding, la comisaria de Justicia.

I personally have been appalled by a situation which gave the impression that people are being removed from a Member State of the European Union just because they belong to a certain ethnic minority. This is a situation I had thought Europe would not have to witness again after the Second World War.

Obviando el resto, aseguró impávido que “si alguien ha guardado la calma”, ha sido él. Una pena que no entendamos su sentido del humor cuando invita a Reding a acoger en Luxemburgo, su país de origen, a los miles de gitanos que él vaya expulsando. Porque ya ha anunciado que no va a parar. El caso es que Reding tenía razón. Durante más de un mes, una circular puso en la diana a los gitanos. Las instrucciones, firmadas por un alto cargo de Interior que ahora es “un funcionario en agosto”, según Sarkozy fueron ocultadas a Bruselas en una reunión. “No te preocupes, todo va bien, Viviane”, le habrían dicho los dos ministros que fueron de turismo a Bruselas. Como dice textualmente Mariano Rajoy, “no podía ser de otra manera”.

Herman Van Rompuy, presidente del Consejo, sintetizó el consenso en cinco puntos (ver teletipo). Primero: los Estados pueden controlar el crimen. Segundo: La Comisión vigila que se cumplan las normas europeas. Tercero: hemos leído que a Barroso no le gustó lo de los nazis. Cuarto: hay que respetarse unos a otros.  Quinto: hablaremos de la integración de los gitanos, como lo hemos hecho antes. En el fondo, como comentaba un compañero, este hito en la diplomacia europea son conceptos que tienen medio siglo de historia y se copian y pegan de tratado en tratado para ahorrar tiempo.

Hay quien dice que el resultado de la cumbre es una “vergüenza” de la UE. Esta vez no. A menudo los 27 son la UE, pero ayer se vio, claramente, que son sólo los Gobiernos, en su mayoría de centro derecha, los que se sensibilizan con un Sarkozy que hace eso a lo que los demás no se atreven, con permiso de Berlusconi, precursor cerebro intelectual de la operación. El Parlamento Europeo, sin competencias en el asunto, aisló al Partido Popular Europeo para censurar a Sarkozy. Y la Comisión Europea, más allá de todo el teatro de Reding, también.

Siendo diplomáticos, podríamos decir que Zapatero optó por el pragmatismo. Yendo un poco más allá, Zapatero hace lo que le dicen. Zapatero reconoció en la rueda de prensa temer un efecto llamada y pasar a estar entre los destinos turísticos del nomadismo. Se apoyó en que el presidente de Rumanía no puso el grito en el cielo (y es quien más debería), se dejó convencer por los argumentos y vehemencia de Sarkozy y quizás temió los riesgos de que, en vez de contra Bruselas, Sarkozy dirija sus iras contra España en un momento en el que el Gobierno no está como para perder ningún apoyo más. Porque si a Sarkozy le funciona en las encuestas, es probable que a Rajoy también.  Heroísmos, los justos.

Mi crónica en Público (ver portada en pdf)


6 Comentarios

  • RubénRS |

    Si en el pie de foto aseguras que Sarkozy levanta el dedo ante Zapatero es que no tienes buena capacidad de interpretación, es jusamente al revés Zarkozy tiene la mano levantada en un gesto expresivo corriente si te fijas bien y Zapatero el dedo indice levantado además de una expresión bastante amenazante.

    Con el resto del texto, pues mira, bien escrito, bien argumentado, te entiendo, no te faltan razones, pero NO. Cuando pongan junto tu bonita casita hipotecada (o no) un poblado de de gitanos rumanos al margen de la ley, de la higiene, totalmente inadaptados a la sociedad me lo cuentas. Al margen de los bonitos textos de cara a la galería de El País, Público y cuatro blogs mas de prestigio progresista, en la calle, esta medida arrasa en popularidad.

    Con esta gente no puedes conseguir absolutamente nada, la integración con ellos es algo utópico por bonito que te parezca, su estructura familiar esta diseñada para explotar la sociedad en la que viven sin aportar absolutamente nada a cambio, en Rumanía llevan años de intentos y ya los dan por imposibles. Aquí en Madrid estamos hartos de verlos llegar a un semáforo descalzarse, esconder los zapatos debajo de un seto y poner cara de lisiados o como envian a sus hijos a pedir con el papelito de “sordos ficticios” para sacar lo que puedan de la buena gente que se lo cree mientras les roban el móvil de encima de la mesa. Pocos africanos o ninguno verás haciendo algo así, venderán CDs, bolsos, pediran curro en las obras, o al menos sostendran La Farola mientras ayudan a gente en las puertas de los supermercados, ilegales todos ellos pero que indican mentalidad mucho más digna y trabajadora.

    No obstante aquí solo te pongo un resumen simplista, pero cierto, de la situación. No te acomodes en el pensamiento de “Sarkozy es un nazi” y todos los que pensamos que ha hecho lo correcto también.

  • Daniel Basteiro |

    Veo que tienes mucha fe en Zapatero, pero yo no interpretaría que tiene capacidad como para amenazar a Sarkozy. En todo caso, al revés.

    Por otra parte, la situación que cuentas conduce a una pregunta inequívoca, de la que no se habló en la cumbre de ayer. ¿Qué debe hacer un Gobierno con los campamentos y poblaciones de gitanos no integrados en la sociedad? En mi opinión, sólo hay una opción: contribuir a esa integración. De nada sirve expulsarlos de un país con 300 euros para que vuelvan a Rumanía. En unos meses dejarán su país de nuevo.

    Son ciudadanos europeos, tanto como nosotros, y lo que necesitan es sentirse parte de la sociedad. Y que los Gobiernos les ayuden a ello, evidentemente, no que los pongan en la diana por pertenecer a una étnia concreta, como ha hecho Francia.

    En la cumbre de ayer, menos de integración, se habló casi de todo. Gracias por el comentario, RubénRS.

  • Samuel |

    Estimado Daniel:

    Buena crónica. Sarkozy, como Berlusconi antes, el que ha creado un problema al atizar la percepción de inseguridad y los peores prejuicios racistas frente a los asentamientos “ilegales” de gitanos y otras personas. Una preocupación por la “legalidad” y el “orden público” que brilla por su ausencia en el caso Bettencourt o en su desprecio por los derechos y libertades reconocidos en los tratados.

    Por ello hay que tener cuidado con la palabra “integración”: a menudo sirve para legitimar determinadas medidas contrarias a los derechos fundamentales de ciudadanos europeos (gitanos) y represivas de categorías enteras de inmigrantes. Se ataca policialmente a todo un colectivo por cómo se supone que son, en lugar de tener en cuenta únicamente lo que haga cada individuo. Y aún en este caso, no son tolerables medidas como quitarle la nacionalidad o deportarle.

    Saludos.

  • Daniel Basteiro |

    Gracias, Samuel. Lo peor de todo es que Sarkozy llegó a decir que lo hace por el propio bien de los gitanos y por Francia. Que se le parte el alma al ver las chabolas y que “la idea de Francia como un país acogedor” no es esa. ¿Nos lo creemos?

¿Qué opinas?