Posts tagged with: zaryn dentzel

La privacidad como modelo de negocio

Zaryn Dentzel, fundador de Tuenti (Pixel y Dixel)

Hace ya cuatro años que dejé Madrid para vivir fuera de España. Quizás por eso mi cuenta en Tuenti está casi muerta, en comparación con la de Facebook, que utilizo para comunicarme con mis amigos. El gran rival de la compañía norteamericana se fundó en 2006 y estaba arrancando cuando me abrí mi cuenta en Facebook en Noruega, donde estudié gracias a una beca Erasmus. Zaryn Dentzel, el fundador de la red social española, apunta ahora hacia personas como yo y, sobre todo, a mis amigos que no tienen ninguna vinculación con España. Su aspiración es justa: competir con tecnología. Sin embargo, el modelo sigue siendo similar. De momento hay pocos matices. Para algunos, Tuenti es menos atractivo y completo. Para otros, las aplicaciones y servicios de Facebook son ruido que distrae la atención.

Quizás para comenzar a marcar la diferencia, Tuenti insiste en una seña de identidad y explora nuevas vías para el futuro. En el ADN de Tuenti está la convicción de que debe ser una red privada a la que se accede por invitación. Por su parte, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, ha sugerido recientemente que gracias a internet y las redes sociales, la privacidad tal y como la entendíamos ha dejado de tener sentido.

Entre los nuevos proyectos están el videoclub online que Tuenti pretende lanzar en cuanto acaben las negociaciones con las gestoras de derechos (ya saben, siempre azarosas), y más servicios para el móvil gracias al control que sobre la compañía ejerce Telefónica, que se hizo con una participación mayoritaria el año pasado.

Sin embargo, además de nuevos modelos de negocio, el futuro de las redes sociales puede pasar en Europa por una mayor protección institucional del usuario, que tras más de una década de ensayo y error está comenzando a valorar tanto como la posibilidad de conectarse y compartir información la necesidad de protegerse de usos no deseados. Es en este contexto en el que Tuenti tiene una pregunta que responder. En la entrevista que hoy ofrecemos en Público, Dentzel se rebela contra la disparidad de leyes que rigen a unos y a otros. Facebook se rige por la legislación norteamericana, más laxa, mientras que Tuenti está obligada a cumplir con normas que le exigen el borrado de perfiles, por ejemplo. O todos o ninguno, pero preferiblemente ninguno, viene a decir Dentzel. En la privacidad puede estar el negocio del futuro, tanto en su explotación como en su correcta protección. ¿Cuál será la apuesta de la red española?

“Es injusto que nos obliguen a borrar perfiles de menores”

Sobre su vida planea un eterno e insistente desmentido. “No, no estamos en ninguna guerra contra Facebook”, dice una vez más. Se ha convertido en una rutina, a veces machacona y tediosa. Podría decirse que en una conversación con Zaryn Dentzel(1983, Santa Barbara, EEUU) hay más posibilidades de que surja antes el nombre de la gran red social estadounidense, de alcance global, que el de Tuenti, la red social “española, para españoles y en español”, como su fundador se encarga de aclarar.

Ambas tienen un objetivo común: conectar a personas en internet. Dentzel comparte además con el alma de Facebook, Mark Zuckerberg, un estilo desenfadado tras el que se esconde un firme espíritu emprendedor que llevó a ambos a crear sus empresas antes de cumplir 25 años. Sus 230 empleados se comunican en inglés en las oficinas de “tueni”, como pronuncia su fundador. Aterrizó por primera vez en España con 15 años y creó hace cinco la red social que no está en guerra con Facebook. Si lo estuviera, en España la batalla estaría muy abierta. Facebook tuvo en abril 22.5 millones de visitantes, mientras que Tuenti alcanzó los 16, según datos de la empresa comScore. Telefónica se hizo con el control de la empresa el año pasado, tras fracasar con su propia red social, Keteke. Ahora, Tuenti prepara nuevos servicios para móviles y un videoclub online de pago. Desde el mes pasado, usuarios de fuera de España pueden darse de alta en la red social. (Sigue leyendo)