Posts tagged with: portugués

Hablar como acto político

La utilidad de una lengua no se mide por el número de hablantes medidos al peso | foto :adri_GZ

La utilidad de una lengua no se mide por el número de hablantes medidos al peso | foto :adri_GZ

Me gustaría vivir en un país donde hablar no fuese sólo un acto político, sino más bien un acto de consciencia. Donde hablar una lengua no tuviese que ver con unas siglas, donde un acto comunicativo no implicase automáticamente un acto reivindicativo. En vez de eso, me gustaría poder hablar por “consciencia” de dos realidades lingüísticas y culturales innegables a lo largo de los siglos. En Galicia eso es cada vez más difícil.

La manifestación del domingo, que reunió a miles de personas en favor de los derechos lingüísticos, expresó un sentimiento de rechazo contra la intepretación que hace del idioma propio de Galicia un presidente que habla gallego en público, pero castellano en la intimidad. Una curiosa diferencia de algún ilustre compañero de partido.

En Galicia, el gallego se habla y sobre todo se escribe cada vez menos que el castellano. La ley que obliga al bilingüismo no se cumple y el castellano se impone hasta en donde está garantizado por ley. Eso puede llevar a algunas Administraciones, como en otros lugares, a discriminar positivamente al idioma propio para que no sea cada vez más relegado a usos secundarios por la extraordinaria potencia del español. Se puede estar de acuerdo o no con el concepto, pero la estrategia opuesta es, simplemente, un atropello inconcebible.

En Bélgica, desde donde escribo, muchos valones (francófonos) presumen de no hablar flamenco. “Es una lengua que sólo hablan ellos y los holandeses”, he escuchado decir en innumerables ocasiones. Sin embargo, la mayoría de flamencos hablan, además de su lengua, la de Moliére y la de Shakespeare. No hay por definición o número de hablantes una lengua más útil que otra. La suma de varias facilita además el aprendizaje de cualquier otra.

Pero si queremos medir las lenguas al peso, los gallegos tenemos inmejorables condiciones de partida.

[…] En la vieja Casa Blanca un joven presidente negro juega en la yerba con su perro, se llama Bo. Su nombre es gallego, viene del latín “bonum”, y le llegó desde Brasil. El mismo Brasil donde los brasileiros hablan con orgullo la misma lengua que aquí pretenden que nos avergüence. Pues no, no nos avergüenza ser la cuna de esa gran lengua de los juegos olímpicos de 2016, y no van a conseguir humillarnos para que nos avergoncemos.

¿Cómo puede haber alguien que no sea consciente de esto?