Posts tagged with: Merkel

Trataditis

En la imagen, Merkozy. ¿Qué pasaría si abriésemos el objetivo? (foto: N. Konstantin)

Europa se está contagiando de trataditis. Sus síntomas surgen en Bruselas en cualquier conversación sobre la cumbre de la Unión Europea de este jueves y viernes. ¿Es necesario reformar los tratados? ¿Será suficiente con reformar el Protocolo 12 o habrá que ir hacia una reforma profunda del Protocolo 14 y el artículo 136? ¿Y si la eurozona se dotase de un tratado propio, quién sería su árbitro? Los titulares se multiplican tanto en la prensa especializada como en la generalista y de repente todo el mundo tiene una opinión sobre “los tratados”.

La enfermedad se convierte en letal cuando se olvida que el cambio en los tratados no es ni un fin en sí mismo ni la solución a corto plazo para la crisis. Antes de que se abriese el melón de la arquitectura institucional, los tres elementos clave de la crisis estaban ya sobre la mesa. La especulación y sus dos antídotos: la responsabilidad y la solidaridad. La especulación sigue campando a sus anchas, ya que las sucesivas reformas de la legislación financiera no han cambiado los fundamentos del sistema. El mejor ejemplo son las agencias de calificación, indiferentes a las tres reformas legales que se han puesto en marcha desde 2008. La responsabilidad es para Alemania un sinónimo de drástica austeridad y debe imponerse a los demás socios para saciar la sed de los especuladores. La solidaridad, ya sea a través de métodos de intervención temporales (el BCE y los fondos de rescate) o escudos duraderos (eurobonos), es el último elemento de la lista para los líderes del euro, aunque debería ser el primero.

Solidaridad. A corto plazo, sólo hay una institución capaz de conseguir que la zona euro se libere de las dudas de los especuladores, atenuadas estos días por la perspectiva de un acuerdo. No es nueva, no tiene por qué ser reformada en un tratado para poder actuar y  siempre ha estado ahí. Se trata del Banco Central Europeo. El BCE, que sólo es independiente sobre el papel, está tan influenciado por Alemania como las cumbres de líderes de la UE. Sus objetivos no difieren demasiado, ya que Alemania es siempre el jugador con más fichas en la casa de apuestas. Berlín, como primera potencia del euro, exige austeridad a cambio de relajar su oposición a los ayudar a sus socios y reforzar el fondo de rescate. El actual no tiene fondos y el futuro es sólo una promesa. Ambos serán objeto de discusión durante la cumbre. El BCE exige austeridad (y para prueba las cartas de este verano a Berlusconi y Zapatero) a cambio de comprar deuda masivamente.

Responsabilidad. Bien entendida, comienza por uno mismo. El endeudamiento excesivo no es de izquierdas ni de derechas, sino una amenaza mientras dependa de la buena disposición de los inversores. Al fin y al cabo, la única razón de ser de los especuladores no es financiar patrióticamente a países sino simplemente ganar dinero. Sin embargo, el endeudamiento (público, como el griego o el italiano, o privado como el español) está ahí y tardará en reducirse. Bien entendida, la responsabilidad no sólo consiste en no tener deudas enormes, sino en evitar que te acaben tumbando cuando ya las tienes. En ese sentido, la deriva alemana está poniendo en riesgo el crecimiento necesario para devolver lo que se debe o propuestas como los eurobonos, un escudo contra la especulación tan efectivo como poco probable a corto plazo.

Llegados a este punto… ¿dónde encajan los tratados? Aunque las discusiones sean muy apasionadas en Bruselas, su razón de ser es más mundana: intereses nacionales y electorales. “Los tratados se utilizan para un fin, no son la sustancia, no son lo más importante”, recuerda un alto diplomático comunitario. “Pero para Alemania, exigir un gran cambio en el tratado es muy sexy, es un dogma político. Imagínate a la canciller entrando en el Bundestag asegurando que ha conseguido cambiar el protocolo 12. Todo el mundo se reiría”, señala. No ocurriría lo mismo con un cambio de tratado, que los votantes recordarían a la hora de votar en las elecciones generales de 2013. Merkel, la canciller que hizo a Europa alemana. “Francia, por otro lado, es perversa. Sarkozy quiere refundar Europa antes de sus elecciones presidenciales y exige un tratado nuevo y sólo para los 17 países del euro. ¿Pero cómo se articularían los sistemas de votación que proponen Merkel y Sarkozy? ¿Cómo se implicaría al Tribunal de Justicia europeo? Los dos elementos caerían por su propio peso”, añadió.

La fórmula legal que finalmente se adopte es en realidad un traje a medida de la Europa que viene. Los servicios jurídicos de las instituciones son expertos en su confección. En la Europa que viene, un país o sus bancos podrían ser apoyados o no por sus socios de la unión monetaria, un barco con muchos camarotes ante un mismo iceberg. En la Europa que viene, los derechos de los ciudadanos o el modelo de bienestar europeo podrían sufrir o no un gran ataque. Eso es lo que realmente está en juego.


El día en que Merkel dejó de ser socialista

Merkel y Sarkozy, con Van Rompuy y Junker.

Radoslaw Sikosrski, el ministro polaco de Exteriores, pronunció la semana pasada un discurso en Berlín en el que aseguró que teme más la inacción de Alemania para poner fin a la crisis que sus decisiones equivocadas. El discurso fue muy celebrado por la prensa internacional, que reconoció el valor de Polonia, país clave de la Europa del este y presidencia de turno de la Unión Europea, para decir alto y claro lo que muchos piensan dentro de la eurozona.

Sin embargo, ayer las acciones pesaron más que las omisiones en la lista de pecados de Angela Merkel. La cumbre de Francia y Alemania deparó tres rectificaciones clave. La primera y más clara es la renuncia a que el sector privado contribuya en futuros rescates de la zona del euro renunciando a parte del retorno de sus inversiones. La idea fue una bandera de la canciller y le granjeó aliados insospechados: una buena parte de la izquierda europea. La intención era tan simple que caló hondo entre los ciudadanos: los bancos invirtieron en deuda griega a pesar de que el país se estaba endeudando peligrosamente, por lo que si Grecia quiebra, las entidades deben que asumir parte de las deudas. Merkel no se había vuelto socialista, sino populista, entre otras cosas porque los bancos alemanes (que reciben mucho más dinero público que el resto) estaban pringados hasta la médula en Atenas.

Ayer se revirtió esa idea, utilizada ya con Grecia y nacida de otro célebre encuentro de Merkel y Sarkozy, que quedará para siempre inmortalizado en las playas de la localidad francesa de Deauville. De nada sirven las rebajas, porque salvo una revisión a fondo del funcionamiento de los mercados financieros o una drástica reducción de la deuda pública, los especuladores siguen teniendo la sartén por el mango. La exigencia ayer olvidada de Merkel provocó una gran tormenta financiera porque los mercados interpretaron que el euro ya no pagaba sus deudas. Según ese razonamiento, Grecia es un precedente para otros países. La cumbre de Deauville marcó el inicio del contagio.

Merkel rectificó ayer también en cuanto al fondo de rescate. Sobre la mesa está de nuevo la propuesta de Sarkozy de dotar al nuevo mecanismo (que sucederá al actual el año que viene) de licencia bancaria para que pueda acudir como cualquier otra entidad al BCE y recibir el apoyo de un gigante que de momento sólo sostiene sin complejos al sector privado. La tercera rectificación es de Sarkozy, que aceptó las sanciones automáticas del Pacto de Estabilidad que en Deauville había conseguido neutralizar.

La refundación de Europa se basa en una enmienda a las propuestas de octubre de 2010 que sigue dejando para otro momento el gran reto: recuperar el crecimiento y el empleo. La austeridad, por sí misma, es una constante que todavía no ha convencido a casi nadie fuera de las salas de reuniones del nuevo directorio europeo. El comisario europeo de Empleo, László Andor, advierte este martes en su cuenta en Twitter de que endurecer las sanciones hasta hacerlas automáticas las convierte en “una broma”, porque “la unión económica necesita de un proceso de decisiones colectivo y democrático, que pueda responder a los retos”. Andor alerta de que la unión económica “por sí sola no salvará a la moneda única” ya que “la unión de deuda es necesaria” a través de eurobonos y un papel más activo del BCE. En este largo y costoso proceso de ensayo-error, la refundación de ideas que ayer exhibió el eje francoalemán podría no ser la última.


Grecia: Es el sistema, estúpido

No se necesitan más juegos o ciencia ficción, pero ¿qué tipo de revolución?

Reprofiling, roll over, soft restructuring, credit event o selective default son sólo algunos de los términos de difícil traducción, tanto a un idioma que no sea el inglés como a un lenguaje comprensible. Con matices, todos se refieren a lo mismo: la participación de la banca (griega, alemana o francesa) en el segundo rescate de Grecia. Un año después del primero, los 17 ministros de Economía de la zona euro se han dado cuenta de que exigir a Grecia que desmonte el Estado para rebajar el déficit no es sino una tirita para una herida mucho más grande. Todos los países desarrollados refinancian su economía a través de la deuda pública. De esa manera, atan su supervivencia al termómetro de su prestigio en los mercados financieros que regularmente les prestan dinero.

Ni toda la austeridad impuesta a Grecia (reducción del gasto y privatizaciones que ascienden a 50.000 millones de euros) ha restablecido su imagen como para regresar el año que viene a la refinanciación totalmente privada, un agua de la que desde el año pasado Atenas no bebe gracias a los 110.000 millones de la Unión Europea y el FMI. En buena medida por la irresponsabilidad de los políticos de toda una década, Grecia rozará este año un volumen de deuda equivalente al 160% de su PIB, acercándose al triple de lo que en teoría permite la UE (un 60%). La española, de las más bajas, se situará en el 68%, mientras que la de Alemania rondará el 82%, según  los cálculos de la Comisión Europea.

Tras un año de rescate hay una conclusión clara: ha fracasado la lluvia de millones a cambio de austeridad, que ha logrado el objetivo opuesto al inicialmente previsto. El crecimiento de Grecia se hunde y los inversores no quieren ni oir hablar de invertir en un país que vive un clima de cisma político y social. ¿Qué más se puede hacer ahora?

¡Que paguen los bancos! Se ha demostrado que el sector financiero ayudó a Grecia a multiplicar su deuda al tiempo que malversaba sus estadísticas. Cuando comenzaron las dudas, se benefició imponiendo unos tipos de interés más altos a sabiendas de que si Grecia no pagaba, la zona euro lo haría. Se trata, sin duda, de la opción más lógica. Que la crisis no la paguen los ciudadanos, por muy malos dirigentes a los que hayan elegido, sino los bancos que la azuzaron. Cuenta con dos apoyos aparentemente contradictorios. El de la izquierda europea sin responsabilidad de gobierno y la derecha más poderosa del continente: la que manda en Alemania y los países nórdicos.

Pero el viaje ideológico de Angela Merkel y los países nórdicos no les conduce precisamente a la izquierda. Por desgracia, esas metamorfosis suelen ocurrir sólo en un sentido: el inverso. Defender un rescate, aunque esté en juego el euro, cuesta muchos votos en Alemania, el país más grande de la UE y por tanto el que más contribuye en términos absolutos. Suecia, Finlandia o Holanda asisten a la popularidad de nuevos partidos, más a la derecha y con alergia de Bruselas y sus eurorrescates. Esas nuevas formaciones políticas han acabado determinando la formación de varios Gobiernos. Por eso Merkel se opuso el año pasado al primer rescate de los griegos (esos vagos que se jubilan a los 50, como llegó a decir la prensa de su país) y por acabar cediendo perdió varias elecciones regionales clave.

Al otro lado está el BCE, que de tanto inyectar liquidez a unos bancos europeos enfermos y de tanto comprar deuda se ha convertido en todo un riesgo, un contenedor de problemas de otros. También está Francia, aunque tímidamente y siempre mirando de reojo a la cancillería en Berlín, y otros países, entre los que están los acosados por los mercados: Portugal, España, Italia o Bélgica.

¿Por qué se opondría un país castigado por la desconfianza de los mercados a que sus principales actores dejen de recibir en los plazos previstos su lucrativa inversión en Grecia? La respuesta está en que, pase lo que pase, siempre gana la banca. En otras palabras: el libre mercado ha sido tan libre que ha dejado de ser un mercado en el que rige la sana fijación de precios. Intentar pararlo ahora, según el BCE o la Comisión Europea, sería tan ingenuo como irresponsable a corto plazo. Las agencias de calificación de riesgos, esas que miraron para otro lado cuando se gestaba la crisis financiera, alertan de que incumplir los contratos de los bonos de deuda para retrasar su vencimiento u obligar a que los bancos no huyan de Grecia sería considerado como una quiebra encubierta. Si el segundo rescate de Grecia es percibido de esa manera, alertan, la primera perjudicada será de nuevo Grecia. Se produciría una estampida de inversores de todos modos, dicen. En menor medida, huirían de los países en apuros que todavía se refinancian en los mercados. España, por sus propios problemas, quedaría a un paso del abismo. Con España, toda la zona euro.

Sin embargo, hasta las agencias de calificación y la City londinense (y toda esa prensa escrita en un idioma no oficial en la zona euro), ven como inevitable esa reestructuración. La explicación es una vez más que la banca siempre gana. Las dudas sobre Grecia se han cronificado tanto que los inversores se han cubierto con multimillonarios seguros de impago (o CDS), unos productos ausentes de toda regulación y altamente especulativos.

Con todos estos intereses en juego se debate estos días qué hacer con Grecia. La solución debe contentar a la opinión pública alemana (de la que depende Angela Merkel), a las agencias de calificación, a los países afectados y garantizar la estabilidad de los bancos a los que, nos guste o no, la zona euro se ha venido sometiendo sin posibilidad de rebelión inmediata. Sólo hay una conclusión clara. Los indignados y el movimiento 15-M parecen haberla asumido. Un “así, no”, bastante general y poco concreto que más allá de todos estos detalles se ha revelado como la (casi) única verdad incontestable. El problema no reside sólo en la irresponsabilidad de los políticos griegos, o sólo en la codicia de los especuladores, en la tacañería cultural de unos alemanes hartos de pagar o en el “todo es posible” de burbujas inmobiliarias. No es responsabilidad sólo de un actor concreto. El problema podría residir (y de ahí su complejidad) en la podedumbre del las hondas raíces del sistema.


Contra Sarkozy… ¡nada por escrito!

Sarkozy levanta el dedo ante Zapatero y Moratinos. Tras ellos, el intérprete y... Merkel! Foto: Consejo

Ni se atrevieron a ponerlo negro sobre blanco. Por motivos de agenda, nos contaron. El presidente del Parlamento Europeo, una institución que había pedido la “suspensión inmediata de las expulsiones” de gitanos en Francia, reconoció que “no habría sido educado” y que sólo podía tratar “tres o cuatro asuntos”. Lo primero es lo primero. Los jefes de Gobierno de la Unión Europea se pasaron varias horas discutiendo generalidades sobre el papel de China o India en el mundo mientras en los pasillos hervían las conversaciones sobre la nueva estrategia contra el crimen de Sarkozy. Venían aderezadas por las animaladas verbales del presidente de la República y sus ministros y la decisión de la Comisión de plantarles cara, primero por creer que aplican políticas racistas, y después por mentir sobre ellas ocultándolas.

Sarkozy consiguió focalizar al máximo el debate en una frase del discurso de Viviane Reding, la comisaria de Justicia.

I personally have been appalled by a situation which gave the impression that people are being removed from a Member State of the European Union just because they belong to a certain ethnic minority. This is a situation I had thought Europe would not have to witness again after the Second World War.

Obviando el resto, aseguró impávido que “si alguien ha guardado la calma”, ha sido él. Una pena que no entendamos su sentido del humor cuando invita a Reding a acoger en Luxemburgo, su país de origen, a los miles de gitanos que él vaya expulsando. Porque ya ha anunciado que no va a parar. El caso es que Reding tenía razón. Durante más de un mes, una circular puso en la diana a los gitanos. Las instrucciones, firmadas por un alto cargo de Interior que ahora es “un funcionario en agosto”, según Sarkozy fueron ocultadas a Bruselas en una reunión. “No te preocupes, todo va bien, Viviane”, le habrían dicho los dos ministros que fueron de turismo a Bruselas. Como dice textualmente Mariano Rajoy, “no podía ser de otra manera”.

Herman Van Rompuy, presidente del Consejo, sintetizó el consenso en cinco puntos (ver teletipo). Primero: los Estados pueden controlar el crimen. Segundo: La Comisión vigila que se cumplan las normas europeas. Tercero: hemos leído que a Barroso no le gustó lo de los nazis. Cuarto: hay que respetarse unos a otros.  Quinto: hablaremos de la integración de los gitanos, como lo hemos hecho antes. En el fondo, como comentaba un compañero, este hito en la diplomacia europea son conceptos que tienen medio siglo de historia y se copian y pegan de tratado en tratado para ahorrar tiempo.

Hay quien dice que el resultado de la cumbre es una “vergüenza” de la UE. Esta vez no. A menudo los 27 son la UE, pero ayer se vio, claramente, que son sólo los Gobiernos, en su mayoría de centro derecha, los que se sensibilizan con un Sarkozy que hace eso a lo que los demás no se atreven, con permiso de Berlusconi, precursor cerebro intelectual de la operación. El Parlamento Europeo, sin competencias en el asunto, aisló al Partido Popular Europeo para censurar a Sarkozy. Y la Comisión Europea, más allá de todo el teatro de Reding, también.

Siendo diplomáticos, podríamos decir que Zapatero optó por el pragmatismo. Yendo un poco más allá, Zapatero hace lo que le dicen. Zapatero reconoció en la rueda de prensa temer un efecto llamada y pasar a estar entre los destinos turísticos del nomadismo. Se apoyó en que el presidente de Rumanía no puso el grito en el cielo (y es quien más debería), se dejó convencer por los argumentos y vehemencia de Sarkozy y quizás temió los riesgos de que, en vez de contra Bruselas, Sarkozy dirija sus iras contra España en un momento en el que el Gobierno no está como para perder ningún apoyo más. Porque si a Sarkozy le funciona en las encuestas, es probable que a Rajoy también.  Heroísmos, los justos.

Mi crónica en Público (ver portada en pdf)