Posts tagged with: barroso

El estado gitano de la Unión

Francia podría estar saltándose leyes europeas esenciales| cc philippeleroyer

Lívia Járóka, eurodiputada gitana de Hungría, representó al Partido Popular Europeo en el debate monográfico sobre las supuestas deportaciones en masa de gitanos que el Gobierno de Nicolas Sarkozy está llevando a cabo. Es muy llamativo. Primero, porque es -creo- el único miembro de étina romaní en la cámara. Segundo, porque demuestra hasta qué punto los conservadores europeos, arropados por la extrema derecha y diputados no inscritos, estaban dispuestos a todo para evitar un feo al líder francés. A Jároka se la veía tensa, lamentando las causas que llevan a Gobiernos como el de Francia a dejarse seducir por las encuestas, pero sin dar nombres.

No lo consiguieron, pero poco más da. París no recula y ha anunciado que seguirá colocando el miedo al crimen por encima de la ley europea, la seguridad por encima de la Justicia. “Muchos diputados del PP querían que su resolución fuese leída mediáticamente como un reproche a Sarkozy”, aseguraban desde las gradas socialistas, que al final sacaron adelante su texto, pactado con liberales, verdes y comunistas. “Le compran los miedos, pero sobre todo los argumentos a la extrema derecha“, sintetiza Juan Fernando López Aguilar, jefe de los socialistas españoles y presidente de la comisión parlamentaria de Libertades Civiles. De hecho, los conservadores no fueron los que justificaban a Sarkozy, sólo pedían no censurarlo. La Liga Norte italiana y algún otro partido sí jalearon las deportaciones masivas, ante las caras largas del centro derecha. El PPE ha intentado en este debate imitar la posición de la Comisión, encabezada por su presidente, José Manuel Durao Barroso. De perfil contra el viento para que el despeine sea mínimo.

En el caso de Barroso, el viento es tan fuerte que me extraña que todavía conserve algo de pelo. Su equipo promocionó el “State of the Union Debate” como si Barroso fuese Obama. Pero ni Barroso hizo grandes anuncios ni se mojó sobre Francia, el único tema que levantó pasiones en su discurso del martes. Quizás esté mal que sea él quien lo diga, pero el líder eurófobo estuvo bastante lúcido. “Este discurso no le pone al nivel de Obama, porque él es elegido y usted no, allí su discurso lo ven 48 millones de personas y aquí tenemos hasta que suplicar para que vengan los diputados”, le espetó el británico Nigel Farage, del UKIP. Al inicio del debate había 600 de sus señorías. La mesa del Parlamento había amenazado con retirar parte de los 200 euros de dieta de ese día si sus señorías se perdían la primera gran cita política del otoño. Parece evidente que no todos en Europa vuelven de las vacaciones con las pilas cargadas.


Naomi o Basilea

Sede del Parlamento Europeo en Bruselas | flickr (cc) european_parliament

Había pensado que mi último artículo antes de las vacaciones estaría consagrado a Naomi Campbell. La modelo tenía que viajar a La Haya el 30 de julio para comparecer ante el tribunal de la ONU para Sierra Leona, y esclarecer, por fin, si el presidente liberiano Charles Taylor le regaló un diamante ‘sangriento’. La cita de Naomi, enemiga de la total falta de glamour que se respira en La Haya, se retrasó. Ahora creo que es evidente que el destino me reservaba un final de curso más digno, acorde con la crisis económica, los datos del paro y crecimiento y la presidencia española de la Unión Europea. En lugar del pedrusco de Naomi, acabé escribiendo sobre Basilea III, la cascada de normas bancarias que se negocia en el muy internacional Comité de Supervisión Bancaria, con sede en Basilea, cómo no.

Fue una jugarreta del karma que me hizo poner los pies en la tierra. También un ejemplo más de la identidad habitual de la información que los periodistas hacemos en Bruselas. Explicado con prisas, se puede decir que Basilea III definirá qué es el capital, la liquidez o la deuda que administra un banco y qué cantidad de cada debe tener. En el fondo, es una reforma crucial, a pesar de su negociación sin ruedas de prensa. Algo así como la homologación de las piezas del motor del banco. El objetivo es que, diseñando las piezas ahora, el sistema financiero resista mejor en el futuro otro maremoto como el que estamos viviendo.

La mayoría de las informaciones que salen de Bruselas son así. Grises como el cielo de la capital belga, aburridas y técnicas. Hasta en las elecciones del país no hay un claro ganador. A menudo las noticias parecen ininteligibles antes de llegar al tercer párrafo, algo que casi cualquier periodista consideraría un fracaso profesional. Para algunos, no aptas para el gran público. Y, sin embargo, nos va la vida en ellas. Cada previsión de crecimiento de la Comisión Europea, cada coma en una prueba de esfuerzo bancaria, cada ladrido de un portavoz recién levantado puede tener influencia en las bolsas, esa dictadura contra la que clama Iñaki Gabilondo. La noticia en Bruselas, como dice un antiguo jefe, “está en un papel, y dentro del papel en los matices”.

Vista de Bruselas | flickr (cc) melanieandjohn

El reto está, como siempre, en ponerle a Barroso las piernas de Naomi y a Ashton el pedrusco corrupto de Naomi. Un dato frío pero esclarecedor no es lo mismo que un político “diciendo” algo al partido de enfrente. Un informe técnico no toca a menudo las emociones más íntimas. El reto está, como siempre, en hacer lo importante interesante, o al menos potable. Y cada vez es más urgente para evitar que el teletipo despellejado en la redacción central suplante la pretendida labor de interpretación didáctica.

Me hubiera gustado escribir sobre Naomi, como antes lo hice sobre Karadzic, que también desfiló, con su encanto particular, por las salas de otro tribunal de la ONU. Son noticia y conectan más con la parte emotiva de cada uno de nosotros. Eso sí, los medios de comunicación tienen una responsabilidad social que no puede ser relegada ni por salidas a bolsa ni por las más bajas pasiones que generan un instinto de compra inmediato. Eso no quiere decir que el futuro sean periódicos aburridos o para élites, sino todo lo contrario. Necesitamos periódicos en los que al menos un artículo merezca que nos dejemos un euro y pico porque nos enseña algo. Y si es posible, ese algo ha de ser diferente de lo de otra cabecera, expresado con gracia y por supuesto mucho más allá del destello brillante del último minuto. Aunque sea sobre Basilea III, tema al que también se le pueden encontrar las curvas. Buen verano.


Se apagan los focos para Jeleva

A Rumiana Jeleva se le acabó la fiesta. Ayer retiró su candidatura (o le hicieron retirarla) a comisaria de Cooperación Internacional y dimitió como ministra de Exteriores búlgara. Su intervención ante la Eurocámara fue considerada como patética por la prensa e indignante por los eurodiputados. No aclaró las dudas sobre sus negocios. Los parlamentarios (que ni por asomo atacaron con la misma fiereza a otros comisarios con más poder) la acusaban de mentir en su declaración de intereses. Tampoco gustaron las acusaciones de la prensa búlgara y alemana contra su marido, a quien acusaban de mafioso.

Nada ha sido probado. Por eso, José Manuel Durao Barroso la defendió en todo momento pensando que ganaría el pulso a la Eurocámara. En su marcha, un frío comunicado mil veces repetido por los portavoces (que no aportaron nada, más allá de la propaganda) aseguró que Barroso respetaba plenamente la decisión de Jeleva. La Comisión aseguró que la decisión era “personal”, sugiriendo que la humillación parlamentaria no tuvo nada que ver.

Parece que la nueva candidata, Kristalina Georgieva, no dará tantos problemas y no contribuirá al circo mediático. Es vicepresidenta del Banco Mundial y no se le conocen bailes apasionados como los de su compatriota.


¡Vámonos de fiesta!

No hubo noticias, pero sí flamenco con María Pagés y Tamara Rojo en el Real | netjcmv

Que no les engañen con sus trajes de gala o el glamur cañí (tan nuestro), pero mucho menos con palabras. Me refiero a términos como “una reunión muy en un clima constructivo”, “ahora o nunca”, “Europa se enfrenta a un gran desafío” y obviedades varias. Ayer no fue un día de noticias para la Unión Europea. Tampoco pasa nada, no hay que fatigar a la transparencia. Fue un día más bien para el postureo, para los cotilleos y para fraguar acontecimientos futuros.

-Preguntado por alguien que buscaba un “qué hay de lo mío”, Van Rompuy reconoció que no tiene ni idea de Cuba. A él que le registren, que sólo está en el cargo desde el lunes.

-Preguntado por una colega española que quizás piensa que por tener un 20% de paro España debe pasar palabra en temas económicos, Zapatero se molestó y sugirió antipatriotismo.

-Preguntado por su lugar central en el podio de Moncloa, Zapatero respondió diciendo que su corazón está a la izquierda. A Barroso, a la izquierda en el podio, le dio la risa floja quizás pensando si tiene corazón y a que lado.

-Preguntando en francés un periodista galo que considera un agravio a la diversiad cultural que no haya cinco lenguas de traducción (además del inglés) en encuentros de corresponsales europeos con Zapatero, fue respondido.

-Es de suponer que nadie le preguntó a Carl Bildt, ministro de Exteriores sueco, si tenía muchas ganas de flamenco.

-Es de suponer que la reina no respondió a gran cosa en ningún idioma.


La nueva e inminente Comisión Europea

La última foto de familia, desfasada desde hace unos meses, con los comisarios que seguirán.

La última foto de familia, desfasada desde hace unos meses, con los comisarios que seguirán.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, lleva dos días reuniéndose con sus nuevos comisarios. Quizás explicándoles dónde está la máquina de café y a quién hay que llamar en caso de quedarse atrapados en el ascensor. Tras la designación por los 27 de su elegido, la distribución de las carteras es inminente, según confirmaron hoy varias fuentes. Reserva en todas las quinielas la cartera de Competencia para España y Joaquín Almunia, como supimos esta semana.

Será una Comisión más fuerte porque Barroso se crece en el nuevo mapa institucional, con un primer presidente del Consejo discreto, Herman Van Rompuy, y una Alta Representante, Catherine Ashton, sin experiencia internacional y que ha estado el último año a las órdenes del portugués. Será también una Comisión donde sólo habrá una renovación de la mitad de los comisarios (14 de 27), con una presencia femenina que se queda en un tercio de las sillas de honor de la institución, una más, pero lejos del 50/50 defendido por la vicepresidenta saliente, Margot Wallstrom.

El Berlaymont, sede de la Comisión | (kitty b wonderful)

El Berlaymont, sede de la Comisión | (kitty b wonderful)

Como siempre, los países grandes se llevan buenas carteras, aunque algunos mejores que otras. Salvo cambios de última hora, Alemania se llevará Energía, importante por las reformas a las que obliga el cambio climático y por la dependencia energética de Rusia, con quien Berlín tiene buenas relaciones. Italia seguirá en Transportes, Dinamarca se hará con Cambio Climático o Suecia con Medio Ambiente, mientras que Finlandia podría conseguir Asuntos Económicos, la actual cartera de Almunia.

Hoy, sólo Michel Barnier, el comisario francés, parece no tener cerradas sus competencias, deseoso como está Sarkozy de tener poder en la reglamentación de mercados financieros para luchar contra la supremacía de la City londinense.

Diplomáticos españoles aseguran, no sin cierto desasosiego, que la presidencia Española será ‘más corta’ por el retraso acumulado en el nombramiento de los comisarios, que minará la agilidad de una agenda europea diseñada por Zapatero pero que pocos todavía conocen con exactitud.

Todos los comisarios, incluida la británica Ashton, deben ser ratificados por el Parlamento, tras largas audiencias que en enero podrían tumbar a algún comisario. Sin ir más lejos, a Barroso sus señorías le obligaron a retirar a dos comisarios en 2004, entre ellos el extremista Buttiglione.


Pages:123