Los irlandeses comienzan a desconfiar

¿Votaron "quizás" los irlandeses en 2008?

¿Votaron "quizás" los irlandeses en 2008?

Parecía una victoria indiscutible. Un año después de que los irlandeses dijeran no al Tratado de Lisboa (que transformará lo que hoy conocemos como Unión Europea), el apoyo al texto cae. Sólo un 46% piensa en votar “sí”, un 29% dice que dirá “no” y un 25% asegura que todavía no lo sabe.

Quizás los ciudadanos de ese país se hayan dado cuenta de que les presentan exactamente lo mismo que rechazaron el año pasado. O que hayan contemplado cómo Bruselas ha declinado el diseño un “plan b” por si las urnas tumban sus planes de futuro.

No está claro si por miedo real a un segundo rechazo popular o para animar la campaña, Dublín se ha encargado hoy de sembrar el pesimismo. La “campaña será un reto”, asegura el jefe de la diplomacia irlandesa, que ahora habla de”no hacerse ilusiones porque va aser una campaña que habrá que pelear”. La estrategia es clara: si los irlandeses no sienten que hay algo en juego, si no se consigue hacer del tema un asunto que importe, probablemente sólo vayan a votar los del “no”, verdaderamente empeñados en tumbar el tratado. Los odios generan más votos que la pasión por la bandera de las doce estrellas.

¿Por qué iba a interesar el tratado a los irlandeses? Según los diplomáticos europeos, porque se juegan su futuro en la UE. Con un 12,4% de paro, la mayor cifra en 14 años, y un déficit que según Bruselas llegará al 15,6% del PIB en 2010, Irlanda no necesita aún peor prensa en el centro de decisión económica del continente.

Foto: Flashboy en Flickr (CC)


4 Comentarios

  • jsanhermelando |

    La UE se permite dar lecciones de democracia por todo el mundo, pero hasta qué punto es democrático repetir los referendos hasta que salga el resultado que las élites políticas esperan?. El caso de Irlanda es especialmente preocupante. Los irlandeses ya dijeron “no” al Tratado de Niza. La respuesta no gustó a los políticos europeos y el referendum se repitió, con un poco de maquillaje para disimular que se estaba votando lo mismo, hasta que salió el resultado considerado “correcto” en Bruselas y en Dublín. En 2008, los irlandeses se equivocaron de nuevo y votaron “no” al Tratado de Lisboa. No tenían bastante información, dijeron los políticos. Y les toca repetir el referendum a ver si el 2 de octubre aciertan en la respuesta. Quizá la solución para los próximos referendos sobre temas europeos será planificar desde el principio dos convocatorias, como en el colegio: la de junio, para los estudiosos, y la de septiembre para que los rezagados puedan corregir si equivocaron la respuesta. No será muy democrático pero sí más eficaz, como el Tratado de Lisboa.

  • Daniel Basteiro |

    Cierto. Primero se pactan unas reglas y, cuando su aplicación produce efectos no previstos, se ignoran en pro dl bienestar de los europeos. Pero cuidado. Decirlo es euroescéptico.

  • jsanhermelando |

    El otro problema es la racionalidad del sistema político irlandés, que obliga a hacer referendos sobre cualquier Tratado europeo y no permite la ratificación parlamentaria. Los países de la UE están estudiando crear un tribunal par resolver conflictos de patentes y, en el improbable caso de que llegaran a un acuerdo, un tema tan técnico, complejo y alejado de las preocupaciones de los cuidadanos en Irlanda se debería ratificar también por referéndum. Para qué sirven los políticos irlandeses? No se supone que representan a los ciudadanos y toman este tipo de decisiones en su nombre? Por qué un ciudadano de a pie debe aprenderse cómo funciona un tribunal de patentes y decidir si le parece bien o no? Lo peor para los irlandeses es la posición ridícula en la que quedan: son los europeos tontorrones que la primera vez siempre hacen mal el examen, pero en el fondo son buenos porque les preguntas una segunda vez y ya se redimen y aciertan.

¿Qué opinas?