Cinco entrevistas para pensar sobre Europa

Parlamento Europeo

Ahora que se acaba la campaña electoral, rescato algunas entrevistas que he publicado en El Huffington Post, donde todo el equipo dedicado a las elecciones ha hecho un esfuerzo considerable para ofrecer una cobertura global, hablar de Europa y promover un debate sobre los últimos años y los que vienen.

Sami Naïr: “La izquierda y la derecha no son lo mismo, pero en Europa se han comportado igual”. El intelectual y académico tiene un nuevo libro sobre Europa. Crítico, lúcido, ideológico y punzante. De mucho más calado que muchos programas electorales.

Elena Valenciano: “No voy a perder un segundo en Cañete, de él sólo he escuchado insultos”. La socialista, que estuvo nueve años en Estrasburgo pero nunca llegó a irse del todo, vuelve a Estrasburgo y Bruselas. Además del estado del PSOE o de Cañete, hablamos del tratado comercial con EEUU o la política exterior de la UE.

Francisco Sosa Wagner (UPyD): “El paro y el envejecimiento de la población son dos bombas en el corazón de la UE“. La formación podría alcanzar 3 diputados y promulga el fin del bipartidismo. Es escritor e intelectual, siempre pegado a su pajarita, y uno de los candidatos mejor formados.

Josep Maria Terricabras: “Estar en la UE no es imprescindible; si España se pone terca, ¡adiós muy buenas!”. ERC es la primera fuerza en Cataluña, según algunas encuestas. Como Escocia, la hoy comunidad autónoma supone un reto inédito para una UE que no prevé en sus muy pensado tratado la autodeterminación. Será uno de los temas europeos de la legislatura.

Arturo San Agustín: “Nadie sabe lo que puede pasar el día después de la independencia”. No hablamos de las elecciones europeas, pero sí mucho de la independencia de Cataluña, que centra el último libro de este periodista y conversador, una colección de entrevistas a gente que importa en muchísimos campos de la política, sociedad y economía catalana.

Aquí puedes encontrar toda la cobertura de El HuffPost, y aquí el resto de mis artículos.

Foto: Sede de la Eurocámara en Estrasburgo. (Parlamento Europeo / Flickr)


¿Qué opinas?