C’en est assez!

Hace dos semanas, la vicepresidenta y comisaria de Justicia, Viviane Reding, se dirigió deliberadamente en inglés a Nicolas Sarkozy. En un discurso visto por muchos como un hito en la independencia de la Comisión Europea ante las constantes presiones de las capitales, Reding se plantó y anunció dos expedientes contra el Gobierno francés. El primero, por discriminar a los gitanos y perseguirlos preferentemente para expulsarlos del territorio republicano. Sólo por ser gitanos. El segundo, por no haber adaptado la ley francesa a la directiva europea de 2004, algo que todo Estado está obligado a hacer. Esa ley europea garantiza la protección contra expulsiones masivas y el derecho a un procedimiento judicial digno.

Reding respondió en inglés hasta a un periodista francés que le preguntó en su lengua materna, un idioma que comparte con Reding, luxemburguesa y políglota. En la Bruselas multilingüe y bien educada no responder en la misma lengua pudiendo hacerlo es algo poco común. El equipo de la comisaria reconoció más tarde que estaba nerviosa y cabreada por las mentiras de Sarkozy, que había enviado a dos ministros a Bruselas a hacer el paripé mientras ocultaban, a la Comisión y a la opinión pública, una circular que priorizaba el desmantelamiento de campamentos de gitanos.

Ayer, su “enough is enough”, golpe en la mesa incluído, se convirtió en un “c’en est assez”. Ambas expresiones vienen a significar lo mismo (“basta ya”), pero dependiendo de quién las diga en la Unión Europea tienen distinto valor. Sarkozy consiguió poner a los jefes de Gobierno en contra de Reding, sugiriendo que se dejó llevar por la histeria para insultar a Francia. Y a los franceses, por supuesto, a los que él representa mejor que hace unos meses gracias a su parcialmente recuperada popularidad en las encuestas. Agarrándose a ese clavo ardiendo, el presidente francés consiguió hacer olvidar a los que mandan la anatomía de una lucha contra el crimen que, según él, se lleva a cabo en Francia por el bien de los gitanos.

La ¿decisión? de ayer de la Comisión le da la razón. Para salvar a su comisaria estrella y, de paso, su propia imagen, el Ejecutivo comunitario se presenta ahora exquisita en la práxis, asegura que no tiene pruebas concluyentes e invita a Francia a que haga un gesto definitivo para que todos puedan olvidar el mal trago del verano. El procedimiento por discriminación fue descartado, argumentando que Francia pidió perdón y retiró su circular, a pesar de que estuvo en vigor durante un mes. El que trataba la transposición de la directiva se convierte en una amenaza, fácilmente esquivable si Francia hace lo que debería haber hecho hace años: transponer la directiva que trata el asunto.

La Comisión reconoce que explicaciones “al más alto nivel” la llevaron a retirar amablemente el freno del acelerador. Tras sentenciar “c’en est assez” a una Comisión no habituada a la independencia, Sarkozy asegura, en palabras de su ministro de Inmigración, tener “la cabeza bien alta”.

Mi crónica de hoy en Público |Entradas en el blog sobre el tema.


3 Comentarios

  • Angel |

    Saludos Willy:Cada vez que se habla y aprueba este tipo de leyes sieprme me hago la misma pregunta: bfQuie9n controla el cumplimiento de esto?Porque, seamos realistas. Un internauta puede pedirle a una empresa que elimine cualquier informacif3n que tenga sobre e9l. Sin entrar a debatir el mecanismo para poder tramitar esa solicitud sin coste para el internauta y sin posibilidad de que la empresa la repudie, cabe decir que es imposible que el internauta sepa si realmente la empresa ha borrado sus datos. Como mucho puede que desaparezcan de la internet visible, pero pueden seguir guardados en una internet invisible, una intranet privada, durante de9cadas, almacenados y replicados en mfaltiples sistemas de almacenaje. bfCf3mo se comprueba eso?La fanica forma ser a revisar todos los sistema de almacenaje de cada empresa cada vez que recibiese una solicitud de borrado de datos personales. No hay medios humanos para lograr eso.Y no digamos ya querrer cualquier rastro de una persona en Internet. Eso es totalmente imposible dado el elevado grado de desestructuracif3n de la red. Empezando porque nadie sabe cue1nta informacif3n hay ni df3nde sobre cada uno de nosotros. Cientos, miles, de sitios. Cada uno funcionando a su aire, en un pa s distinto, con leyes distintas, cambiando de nombre, de administradores, apareciendo y desapareciendo sus me1quinas de la red como hongos. Cada uno replicando la informacif3n como mejor le parece. No hay un sitio al que poder preguntar df3nde hay informacif3n sobre nosotros ni df3nde tramitar una peticif3n universal que obligue a todas las partes.Por otro lado, cuando la UE habla del derecho de los ciudadanos a borrar sus datos personales o eso que han venido a llamar desde hace tiempo el derecho al olvido , no puedo me1s que concluir que quienes elaboran esas leyes no saben el origen de Internet.Internet no nacif3, como dice el tf3pico, para soportar un ataque nuclear. Basta que fallen los principales puntos de interconexif3n de un pa s con el exterior para que Internet se fastidie (alguna vez lo hemos sufrido). Internet aguanta, pero no hace milagros. Pero s nacif3 para que la informacif3n tuviese caminos alternativos por los que fluir, de modo que su pe9rdida se redujese al m nimo. Que no hubiese un fanico camino. Pretender borrar algo en Internet es, en cierto modo, ir contra la naturaleza misma de Internet, en donde la informacif3n debe fluir sieprme que sea posible. Y borrar datos es, precisamente, intentar que esos datos dejen de fluir.Estas leyes este1n muy bonitas sobre el papel, pero creo que no hay forma de ponerlas en pre1ctica. Valga como ejemplo la Ley Orge1nica de Proteccif3n de Datos de Caracter Personal (LOPDCP) que hay en Espaf1a y que, doy fe, se incumple sisteme1ticamente en la mayor a de las empresas, porque no hay manera de controlar las re9plicas de informacif3n personal guardadas en soportes y el uso que se les da. Como mucho, si se descubre una infraccif3n, se le puede meter un multazo a la empresa. Pero eso ocurre cuando se descubre el incumplimiento, lo que no ocurre casi nunca, a la vez que no deja de ser una solucif3n reactiva, cuando el daf1o ya este1 hecho.En fin, creo que este asunto tiene ahora mismo me1s de ciencia ficcif3n que de realidad.Un saludo.

¿Qué opinas?