David, ven

Ahora que parece que David Miliband se prepara para pasar a un segundo plano para que su inevitable sombra no planee sobre su hermano, es un buen momento para reavivar sus opciones europeas. En este discurso de la conferencia laborista pronunciado este lunes, Miliband hace un guiño a la alianza con Europa al reconocer que es un requisito sine qua non para la proyección exterior y seguridad británica. No deja de ser un discurso sin demasiada trascendencia, especialmente ahora que el mayor de los Miliband parece rechazar incluso el puesto de canciller del Exchequer, un cargo teóricamente más ventajoso.

Sin embargo, contrasta con cualquier aparición de la baronesa Catherine Ashton. De las pocas que hace. La Alta Representante huye de las cámaras y, lo que es peor, de los sitios. No fue a Haití porque no era “ni bombero ni médico”. No estuvo en la apertura del proceso de paz entre israelíes y palestinos porque habría estado “en la segunda fila”. Aunque lo parezca, lo más lamentable no es que prefiera no estar, sino que aunque quisiera es poco probable que la invitaran, por méritos propios. No goza del prestigio ganado con continuos viajes y llamadas telefónicas de Javier Solana y se empeña en guardar un perfil bajo, al igual que el presidente del Consejo, Herman Van Rompuy.

¿Qué necesitaría David Miliband para alcanzar un puesto que rechazó en su momento? Un milagro. A la baronesa aún le quedan cuatro años largos de mandato y el nombramiento de comisarios depende de los jefes de Gobierno de cada país. Es decir, de David Cameron, que hubiera estado más que encantado viéndolo marchar hace unas semanas, pero que ahora puede estar percibiendo a los laboristas como un leve zumbido en torno a su mandato.

Puede que David Miliband deshoje la margarita de un puesto internacional, pero no parece fácil que sea uno de los grandes puestos de la Unión Europea porque sus puertas se cerraron ya con la llegada de Ashton. Ambos supuestos dicen mucho de Miliband… y de la UE.


4 Comentarios

  • Sergio Montijano |

    Veo poco probable que D. Miliband tuviera opción a ese puesto. En una Unión de 27 estados que el puesto de Alto Representante repitiera en un británico llevaría probablemente a muchas quejas, sobre todo de los miembros del Este que salvo en el Parlamento no tienen puestos representativos en las instituciones.

    Miliband perdió el tren porque pensaba que otro mejor podría pasar en breves. Otros (Blair) directamente no parecían tener billete real para ello.

    Un saludo,
    Sergio Montijano
    Miradas de Internacional

  • Daniel Basteiro |

    Gracias, Sergio. Con todo, creo que habrìa sido un excelente Alto Representante, desde luego en comparación con la baronesa. Ministro de Exteriores, proyecciòn internacional, ganas de hacer bien su trabajo y de poner a Europa en el mapa (aunque solo fuese porque es joven y tiene ambiciòn)… Lo que pasa es que serìa un puesto europeo y, por tanto, no dependiente de un Gobierno especìfico. Los jefes de Estado no quieren figuras europeas a las que no les puedan marcar el camino.

  • Daniel Basteiro |

    Todo es muy difìcil para Miliband y los paìses del este. Suceder a Ashton està a priori lejos. Lo que sugería en el texto es que la sustituyera por ineficaz. Eso sí sería posible (aunque también poco probable) porque hay 27 comisarios, uno por país, y si cae a Ashton el Reino Unido tendría que mandar a otro.

    Los países del este tienen, me temo, todavía un gran camino por andar. De momento, salvo ocasiones puntuales, pintan más bien poco en lo que se refiere a la representación institucional y la toma de decisiones. Tienen que estar muy unidos y con alguna buena alianza entre los 15 antiguos socios de la UE para llegar a determinar algo.

    Por cierto. Estoy en un ordenador con Internet Explorer y veo mal los comentarios (desencajado el disenho). Te pasa a ti también?

  • Guillermo |

    Yes, been getting so much SPAM. Thought Askimet was a paid sevcre but I now see that I can get a free license. Will do so immediately.Actually it was 1AM before I put my clock forward.

¿Qué opinas?