Google Books y el caso Bit Torrent

¿Recorre Google (inteligentemente) un camino paralelo al del P2P en la música? | Foto (CC)

¿Recorre Google (inteligentemente) un camino paralelo al del P2P en la música? | Foto Mr. T in DC (CC)

Estos días hemos asistido a lo que probablemente sea la mayor estrategia preventiva de la historia de la tecnología. Google ha desplegado, desde mediados de agosto, una intensa campaña de comunicación coordinada desde Bruselas para convencer a la Unión Europea de que es el mejor actor para crear una biblioteca de Alejandría online.

Google tiene un acuerdo con 42 bibliotecas, 34 de ellas en EEUU, donde desde hace años digitaliza toda clase de libros, empezando por los que se encuentran en el dominio público, siguiendo por los descatalogados pero aún bajo copyright y terminando por los que todavía disponibles en las librerías. En Europa y otras partes del mundo, los empleados de Google trabajan metódicamente en resucitar en la Red grandes obras de la literatura, dentro del dominio público, que envejecen en bibliotecas sin que los internautas del mundo se beneficien de su potencial.

El objetivo es “democratizar el acceso a la información”, según Dan Clancy, ingeniero jefe del proyecto. Sus competidores tecnológicos (Microsoft y Yahoo), junto con Amazon, la tienda de libros online, ven en la estrategia de Google Books un comienzo muy filantrópico encaminado a monopolizar el sector editorial mundial cuando el mercado se base en libros electrónicos. Según el acuerdo con los libreros, Google se llevará un 37% de los beneficios en EEUU cuando saque partido a la comercialización de los libros descatalogados pero con derechos de autor. Y estos libros ya son dos tercios del total digitalizado.

Biblioteca de la Universidad Libre de Berlín | svenwenk (CC)

Biblioteca de la Universidad Libre de Berlín | svenwenk (CC)

Países como Francia o Alemania ven además con recelo cómo una empresa privada y estadounidense está en condiciones de sustituir a los Estados en la custodia online de la cultura milenaria del viejo continente.

Google Books no puede, todavía, implantar su negocio en Europa. Las leyes de copyright varían de país a país y harmonizarlas llevaría décadas. Sin embargo, su máquina de relaciones públicas ha convencido ya a la Comisión Europea, la institución que propone la legislación comunitaria, que ve en la eficacia de Google la única salida para tanto material que proyectos públicos como Europeana no son capaces de digitalizar.

Existen ciertas dudas sobre la transparencia y la posibilidad de piratear libros de Google Books, pero cada vez menos sobre la legalidad de su estrategia. Si tiene éxito, el gigante tecnológico se convertirá en pocos años en la gran fuente de libros de todas las épocas, online y en ocasiones gratis, del que se beneficiará todo usuario con acceso a internet. El final a la irrupción de la tecnología en un sector cultural sin las batallas campales entre internautas y sistemas legales de todo el mundo. Con grandes beneficios para Google y, probablemente, para el interés general. Un camino parecido al de la música, pero más calculado y sin improvisación.

Relacionado, mi artículo en Público de hoy.


4 Comentarios

  • Martin R |

    Excelentes articulos, este post y el de Publico.
    Me fascina que el usuario pueda llegar a disponer de toda esa cantidad de libros, pero por otra parte me preocupa lo que podria llegar a ocurrir con la privacidad y la potencialidad de manipulacion de contenidos en manos de una corporacion. Seria como 1984 de Orwell.

  • raolbaletco |

    Citándolo “Si tiene éxito, el gigante tecnológico se convertirá en pocos años en la gran fuente de libros de todas las épocas, online y en ocasiones gratis, del que se beneficiará todo usuario con acceso a internet”

    En la feria IFA Berlin 2009 se ha visto “muy verde” lo de los eBooks, posiblemente a la espera de novedades por parte de Apple, del proyecto personal de M.Arrington, de algunas marcas “blancas” desde Asia y Sony con su Reader.
    El Kindle de Amazon todavía no ha llegado a Europa y por la baja demanda de eBooks parece que seguirán espectantes a, tal vez, la campaña de Navidad (o seguirán únicamente en el nicho de mercado norteamericano).

    Al igual que en otros proyectos como el “Power Meter” de Google, poco a poco va haciéndose con el mercado de una forma “aparentemente desinteresada” pero su política de ofrecer contenidos gratuitos bajo sus términos de uso va “acomodándose” entre los usuarios. Las opciones de comprar directamente los libros bajo copyrights desde su página es una buena estrategia. Pero si se piensa, bajo la permisividad de la U.E (en este caso) se podría empezar en incurrir en temas de monopolio. Google es capaz de digitalizar grandes bibliotecas a cambio de añadirlos a su catálogo de productos. ¿No interesa a otras compañías o simplemente no pueden hacerle frente esa inversión?¿Ha de llegar Google (compañía externa americana) para que los órganos europeos permitan llevar a cabo este macro-proyecto?¿Y sus propios proyectos del pasado?

    Poder consultar bibliografía desde un ordenador es realmente interesante, tanto por conocer publicaciones que quedaría en la sombra de las últimas baldas de la estantería como por poder atraer al lector de nuevas formas.

    Google está jugando milimétricamente y parece que no-aparece, es un tema que se menciona día a día, ¿Dependemos tanto de Google? .. Ahora llega directamente a los gobiernos por medio de la digitalización de contenidos (a lo mejor ellos simplemente lo conocían como buscador y nunca han parado a preguntar sobre sus estadísticas de uso, términos de uso, y largo etc. legal) .. Siguiente paso ..

    PD: Como suele suceder entre el inglés y el castellano siempre tenemos pequeños fallos ortográficos. Sin que se sienta ofendido. en el penúltimo párrafo ha escrito “harmonizarlas”, dentro del contexto “Las leyes de copyright varían de país a país y harmonizarlas llevaría décadas”. En castellano es sin “h” y la diferencia es que en inglés es con hache [“harmonize”].

  • Daniel Basteiro |

    Buena reflexión, raolbaletco. El post entronca con la teoría del “Google como el Gran Hermano” que creó Orwell. Cada vez penetra más en nuestras vidas a través de la tecnología, siempre desinteresadamente. Creo que son necesarios unos poderes públicos fuertes para que el riesgo de que sus intereses cambien algún día no afecten al interés general. Con todo, hoy por hoy, soy además de usuario, partidario de que la empresa privada llegue allá donde la pública manifiestamente ha fracasado, como parece que es el caso de la digitalización de libros.

    Por cierto: aunque es más habitual armonizar, “harmonizar” existe y la RAE conjuga todos sus tiempos. Lo he escrito no tanto por influencia del inglés (quiero pensar) como del gallego, donde no existe sin hache. Un saludo.

  • raolbaletco |

    Gracias por la puntualización. Lo consulté también en la RAE y “harmonizar” está incluido. Se lo comentaré a mi profesor del colegio para que también lo revise :D

    Ya hace casi 5 meses del post y del hilo de la conversación.. y si se da cuenta, ha cambiado mucho el panorama (en cierto sentido).
    La campaña de Navidad fue un boom de los eBooks y eReaders , que a falta de resolver los temas legales sobre los DRM y copyrights de los contenidos digitales (y todas sus alternativas) se están asentando en el mercado poco a poco.
    El mercado americano está moviéndose muy rápido, las grandes y pequeñas editoriales ya dan múltiples alternativas al soporte papel, ya sea en ePub, PDF..o el estándar que hayan creado. Amazon mejoró notablemente sus resultados en el ejercicio 2009 con su Kindle…
    … Pero acaba de irrumpir Apple con su iPad y con ello el mercado se tambaleó pues la apuesta de la empresa de Cupertino es segura hacia la interacción de un tablet con un eReader.
    ¿Y Google?¿Dónde está Google? Pues ya se comenta que podrían sacar un tablet con sistema operativo Chrome hacia 2011… pero no os surge una duda en la cabeza enlazando ideas de este post… Google + Library + eReader ¬¬’ Eso si que puede ser un punto de inflexión.
    A día de hoy se leen noticias sobre los derechos en Francia con Google, sobre algunas denuncias sobre la digitalización de archivos de documentación… pero está todo muy callado, parece que el tema está en los lectores electrónicos no en la fuente del conocimiento.
    En FICOD2009 se habló mucho sobre el tema de la transición de papel a digital. De nuevos soportes digitales y un nuevo mercado. Se vieron las reticencias del mercado editorial hacia ese futuro incierto que comentan y entre ellos Google estuvo en esas mesas de debate, aunque a una cierta distancia y espectantes.

¿Qué opinas?